ADVERTENCIA: ANTES DE CONTINUAR LEYENDO, LE SUGIERO QUE ACCEDA AL ANÁLISIS QUE PUBLICA EL CORONEL BAÑOS EN El Independiente haciendo click aquí.

De todo lo sucedido, y reflexionando con calma y objetividad, me ha llamado la atención varías cosas al respecto.

Hemos tenido ocasión de ver cierta distancia de Alemania, Italia, Suecia y Canadá. Vayamos por partes:

  1. Concluyo  que EEUU y Reino Unido deberían trabajar en un mayor esfuerzo en la unión de eso que se ha venido a llamar Anglosphere. Reino Unido y Estados Unidos tienen un serio problema si ni siquiera pueden movilizar al bloque anglosajón. Las sombras de duda sobre lo sucedido con las armas químicas, cosa que lo vincula al caso del ucraniano y doble agente Serguéi Skripal, hacen también cuestionar la esencia misma de los procedimientos democráticos (atención a este «as en la manga» para Poroshenko y su conflicto del Donbass como otro condicionante más para jugar potencialmente por Reino Unido y EEUU). Tanto Theresa May como Donald Trump han forzado la legalidad para poder ordenar la acción combinada sin necesidad del Parlamento, y en el caso concreto de Trump se ha vuelto a esgrimir que se trataba de una cuestión de interés vital e inminente para su seguridad nacional para así también sortear la preceptiva autorización del Congreso, lo que es más que cuestionable teniendo en cuenta las particularidades del contexto sirio, comenzando por su lejanía física. En mi opinión se pretendía, por parte de Reino Unido presentar y reforzar la idea que Rusia usa componentes químicos para dañar personas (recordar que entre ayer y hoy ha salido el informe sobre el agente usado con Skripal).
  2. Según parece, las relaciones entre Rusia y EEUU avanzan hacia las posiciones que mantiene el Reino Unido. Esta ha sido la primera vez en tiempo en que no ha se ha notificado la acción a Rusia por parte de EEUU: http://www.abc.es/internacional/abci-eeuu-no-notifico-esta-rusia-ataques-contra-assad-201804141725_noticia_amp.html?__twitter_impression=true
  3. Alemania, Italia y Suecia. Me ha llamado la atención la posición de Alemania, que podría ir en, al menos, un doble sentido: por un lado, de cara a las posiciones de Alemania en la cuestión del tratado nuclear iraní, del que hablaremos de nuevo más abajo; pasando por un cambio en la geopolítica italiana. Si se formase un gobierno de coalición en Italia entre el Movimento 5 Stelle y la Lega, tendríamos un acercamiento y ruptura del bloqueo a Rusia. Habrá que ver también cuál es la posición de Alemania en la cuestión iraní, pero me pregunto si podríamos estar ante la configuración de una suerte de Visegrado a lo Europa Central, en el que podrían entrar, ¿quizás Países Bajos?, Bélgica (también se opuso a la acción contra Siria), Alemania, Austria (no echó a ningún representante diplomático ruso) e Italia. ¿Pretendería también Alemania mejorar su industria de defensa, entre otros aspectos, con ello?

Francia se ha movido en la indecisión: ha pasado del «estamos seguros» a «ha sido así», por un «hay que ver las pruebas«; para acabar con el Presidente Macron afirmando que al final lo investigaría y atacaría sin contar con nadie, por sí misma. O no. Seguramente esperaba un apoyo de Alemania, que hemos visto que no ha llegado. Como bien apunta el Coronel Pedro Baños, Macron se halla en horas bajas. Recordemos que realmente apostaron por él alrededor del 24% de los franceses que se pronunciaron en la primera ronda, que contribuyó mucho el usar el «coco» del Front National; que en verdad Macron no es nada «nuevo», en el sentido que es una evolución de Renzi (23% y una caída en picado del PD el 4 de marzo de este año). La ambigüedad del presidente galo es su principal característica, y por otro lado, hereda la política muy otanista de Hollande, incluso más en apariencia que la administración Obama.

De la acción combinada me ha llamado también la atención los aspectos siguientes:

  1. En el panorama militar, y sumado a lo anterior, podemos concluir que se ha rozado el ridículo. El Coronel Baños expone la realidad de los números: «el resultado militar no ha podido ser más pobre, dejando en evidencia las capacidades de las principales potencias militares  –inclusive nucleares- del planeta. Del más del centenar de misiles lanzados desde los aviones F-15 y F-16 estadounidenses, los Tornado británicos y la moderna fragata multimisión francesa –la primera vez que empleaba misiles de crucero en una operación real- casi tres cuartas partes fueron interceptados o interferidos electrónicamente por las defensas sirio-rusas.Y el 25% restante que logró impactar en los objetivos previstos, lo hizo sobre bases que habían sido previamente evacuadas, provocando así mínimos daños materiales –y afortunadamente, ninguna víctima mortal ni civil ni militar, según los últimos datos-.«
  2. El otro aspecto es la potencial escalada en la zona del Levante y Europa. El próximo mes: el 12 de mayo EEUU tiene que manifestar su posición respecto al acuerdo alcanzado con Irán y los países europeos de la UE (el acuerdo P5+1, es decir el Consejo de Seguridad de la ONU -Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia, además de Alemania-; sería el tándem Francia y Alemania al que se invitó a Italia, pero el país transalpino rechazó participar por sus lazos económicos con Irán). Habrá que sumar lo sucedido hoy (y lo que vengan en los próximos días) a ello. También en mayo (fecha desconocida) el presidente Poroshenko ha anunciado el fin de las operaciones antiterroristas en el Donbass, para sustituirlas por una acción conjunta político-militar en el Donbass de las FFAA ucranianas. ¿Qué influencia tendrá todo ello aquí? ¿Y en los Visegrado? ¿Y la zona del Báltico sumándole todo ello?
  3. Japón ha recuperado a sus marines de élite y China hace maniobras para reclamar las islas del Mar del Sur de China y Taiwán. En el mismo sentido EEUU estaría haciendo mención de volver a entrar en el TPP.
  4. También grupos yihadistas aprovecharon la acción y atacaron suburbios de Damasco. ¿Estamos ante una reactivación de las acciones yihadistas en el sunnistán sirio-iraquí?

En el caso de España, tal y como informa el Ministerio de Defensa a CISDE, «Dos aviones de aprovisionamiento en vuelo de la fuerza aérea de Estados Unidos, con base en Zaragoza, han prestado apoyo logístico al ataque contra instalaciones militares del régimen sirio«. FUENTE: https://observatorio.cisde.es/sin-categoria/el-rol-de-espana-en-el-ataque-de-la-coalicion-contra-siria/.

Adicionalmente, el destructor USS Donald Cook, que ha lanzado, según parece, los misiles que han atacado Siria desde el lado estadounidense tiene su base en Rota: https://www.elperiodico.com/es/internacional/20180414/el-destructor-desde-donde-se-lanzaron-los-misiles-contra-siria-tiene-su-base-en-rota-6758128

Tenemos a todos los agentes principales interviniendo en la zona: Rusos y franceses, ante todo, siguen teniendo una gran ascendencia en la zona y su espacio natural (Asia Menor y la zona MENA) por motivos religiosos y culturales. Para comprenderlo se impone remontarnos a las Capitulaciones firmadas entre Francisco I de Francia y Solimán II (1530). Es en este tiempo cuando Francia alcanza toda una serie de acuerdos económicos, políticos, comerciales, militares con el Imperio otomano. Y fruto de ellos y de la presión del papado llega también un acuerdo para que Francia pueda mandar evangelizadores a los dominios de la Sublime Puerta, además de ser considerada Francia como la protectora de los católicos o Iglesias orientales que admitan como superior al papa de Roma en los dominios orientales. El 13 de junio de 1700 era ahora Rusia quien obtenía las mismas prerrogativas en lo que refería a los religiosos y fieles de la Iglesia ortodoxa. Una cláusula con el Imperio otomano del Congreso de Berlín (1878) convertía a los británicos en protectores de los judíos en el Imperio otomano y especialmente en los Santos Lugares. EEUU alcanzaba un reparto interesante en el gran Próximo Oriente a partir del llamado pacto de Quincy (1945), en la línea de los acuerdos entre Reino Unido y Francia de Sykes-Picot (1916, denunciados en 1917). Ello asentaba un entente entre EEUU-Egipto-Arabia Saudí. Esta doctrina Quincy aseguraba el anclaje occidental de Egipto en forma de gobiernos militares (recordemos Al-Sisi), para garantizar, aquí entran los judíos: la supervivencia del Estado de Israel (1948), y garantizar a EEUU un acceso privilegiado al Canal de Suez para lograr un paso franco hacia Emiratos Árabes, Irak y Afganistán, más aún desde la caída del Sha de Persia en 1980. Ahora Irán juega la carta chií como equilibrio regional. VER, para más información, este artículo.

Precisamente Arabia Saudí juega también un papel que se alarga en la zona por dos cosas fundamentales durante mucho tiempo, una de ellas quizás cada vez más matizada:

  1. Acceso de EEUU al petróleo de Arabia Saudí, pero…
  2. La preservación del régimen autocrático de la familia Saud, junto con los británicos, y favorecer la difusión del wahabismo, aspecto que le ha dado a Arabia Saudí un poder regional ampliado con la pérdida de Persia, y que ha jugado un papel clave en la contención de las corrientes socialistas y panarabistas, por un tiempo, apuntando hacia otros objetivos en el siglo XXI y el futuro inminente en un nuevo reparto de Oriente.

Mi conclusión última es que creo que estamos ante conflictos proxy (incluyendo Afganistán) que llegan a su fase de colapso por proliferación y aumento de tensiones y factores belígeros de muy amplio y variado espectro y que podrían acabar con un enfrentamiento a gran escala multicontinental.