¿De verdad es posible ahora un conflicto entre China y Estados Unidos? Algunas consideraciones

Las tierras raras son uno de los elementos clave, dentro de los 35 minerales estratégicos del informe Wilbur Ross, para orientar el desarrollo económico… pero se trata de algo más. Se trata hardware y de software. Se trata de construir una economía digital, pero también del llamado «capitalismo de vigilancia» (y esto no es patrimonio de los chinos). También el objetivo es construir un Imperio digital y/o ciber, la carrera espacial relanzada… y en definitiva la construcción del Imperio global, como ya tuve ocasión analizar en este mismo blog.

Hoy día, China destaca en los dos principales grupos de materias primas: los metales tecnológicos y los metales básicos.

Los metales básicos quedan definidos por el siguiente grupo:

– Hierro (Fe)

– Cobre (Cu)

– Aluminio (Al)

– Magnesio (Mg)

– Zinc (Zn)

(También se añaden a este grupo destacado: el plomo, Pb, y el estaño, Sn).

Hay que recordar que la riqueza mineral de un país no tiene porque venir dada por su condición, hay que sumar la facilidad para acceder a las vetas del mineral y la viabilidad para su explotación. Caso de China, suma ambos factores en lo que tiene que ver con magnesio, ya que supone el 79% de las extracciones globales. Mismo caso para estaño (43%) y zinc (31%).

Abordando la cuestión de los minerales estratégicos hay que contar con la siguiente subdivisión:

– Minerales (por ejemplo, las tierras raras, que son el escandio, el itrio, y 15 elementos del grupo de los lantánidos: lantano, neodimio, cerio, praseodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio. En total, 17 elementos)

– Metales preciosos

– Semiconductores

La cantidad que se requiere de los minerales tecnológicos es cuantitativamente baja, pero resultan imprescindibles para la producción de tecnología en cualquier orden. Vamos a enumerar algunos de ellos, para que nos hagamos una idea: litio, paladio, cerio, neodimio, itrio. Estos elementos se hallan desde medicamentos, imanes, catalizadores hasta las baterías.

China, además de la hegemonía de tierras raras (recordemos: facilidad de acceder al mineral y viabilidad para explotarlo), cuenta con los mayores yacimientos en varios elementos, y vamos a destacar, además de las tierras raras, el tungsteno (83% del global) y el molibdeno (38% del global). Además gran parte de la producción mundial de antimonio, espato flúor, galio, germanio, grafito, indio y volframio proviene de China. Las aplicaciones pasan desde los microcondensadores (antimonio), los circuitos integrados y los diodos emisores de luz blanca (galio), el cable de fibra óptica y las tecnologías ópticas infrarrojas (germanio), las pantallas (indio).

De todo ello se infieren una cuantas conclusiones:

– China es receptor de las inversiones directas de empresas tecnológicas de Occidente y de sus aliados en cuanto a tecnología. También cuenta con inversiones de aquellos países que antes de los 90 eran los receptores de la inversión norteamericana tecnológica, cuyo caso paradigmático sería Taiwán, que ha trasladado sus líneas de producción a la China continental. Apple, Tesla, Microsoft, Nintendo, Sony… pero también Nike y otras.

– China es también el lógico principal exportador mundial de estos yacimientos a nivel global.

– China no sólo extrae, también refina y fabrica componentes como aluminio, cobre, tierras raras… y empieza y finaliza toda la línea de producción de componentes y productos más complejos de alta tecnología.

magazine-a-fondo-tierras-raras-son-el-nuevo-petroleo-y-lo-controla-china-1366x768
Mina de tierras raras en China

Vamos a poner unos ejemplos, para que reflexionemos: las fábricas chinas producen iPhones, iPads, consolas de videojuegos, videojuegos, componentes de la industria de la automoción además de haber apostado con inteligencia respecto a los coches eléctricos y más allá, además de imanes industriales, plásticos, químicos que se utilizan en la industria manufacturera y una cantidad que abruma de insumos básicos que mantienen los engranajes económicos del mundo en movimiento. Se puede decir que a diferencia de Birmingham, la ciudad de West Midlands, que era conocida como «the workshop of the world», China verdaderamente lo es, de una manera como nunca antes vista. China ya fabrica una cuarta parte de los bienes manufacturados del mundo. No es posible sustituir toda esa labor en el futuro próximo, por no hablar de la tecnología.

China es el lugar más eficiente para producir una gran variedad de productos; ha construido inmensas redes de fábricas pequeñas que proveen componentes básicos a fábricas más grandes de todo tipo: tanto tecnológicas como de otro tipo. Cuenta con cientos de millones de personas que saben cómo trabajar de una manera muy eficiente en las diferentes líneas de producción y de ensamblaje. Tiene trenes de alta velocidad muy eficientes, una red de autopistas veloces y puertos eficientes que movilizan productos de manera eficiente de las fábricas a todo el mundo.

Más aún, su mercado de consumidores está en claro crecimiento. Según algunos cálculos, hay más consumidores de clase media en China que gente en Estados Unidos, que ha creado y está desarrollando a una creciente clase de consumidores en China que representan una enorme proporción de las ventas mundiales de iPhones, teléfonos inteligentes de otros fabricantes que operan con Android, además de calzado y componentes deportivos de, por ejemplo, Nike, pero también son consumidores de los cafés de Starbucks, son consumidores de automóviles de Chevrolet y Ford, aunque la mayor parte de estos están hechos íntegramente en China. Sus turistas están más presentes en el mundo y dentro de la propia China creando una demanda de aviones para Boeing, entre otros fabricantes de aviones. Por no hablar de la cantidad de comida que consumen de las diferentes multinacionales norteamericanas de comida rápida.

Lo cierto es que cuando Apple quiso construir un número muy limitado de ordenadores o computadoras, con una calidad mayor de lo normal, en Austin (Texas), que cuenta con una experiencia en cuanto a tecnología, se encontró con unos problemas terribles para hallar un proveedor relativamente cercano que pudiera fabricar un tipo muy concreto de tornillo para su ensamblaje. Al final lo encontró, una empresa muy pequeña que para poderle entregar unos 28.000 tornillos empleó veintidós viajes. Y eso tan sólo fue uno de los problemas que le generó tal decisión , puede leer el siguiente artículo de The New York Times para profundizar al respecto.

A todo ello, Donald Trump ya mencionó que China estaba consiguiendo un rédito importante de Afganistán, mientras que para Estados Unidos la guerra le costaba una fortuna. Y es que el descubrimiento de un inmenso yacimiento que contiene oro, cobre, hierro, y un alto número de minerales estratégicos del tipo tecnológico, entre otros de litio, donde el yacimiento al sur del país, en la provincia de Ghazni es mayor que toda Bolivia.

El tanteo entre Estados Unidos y China se mueve a lo largo del mundo en este tipo de minerales. Por ejemplo, la República Sudafricana cuenta con la principal cantera de circonio, paladio, platino, rodio, cromo, manganeso; Brasil cuenta con la principal mina de niobio del mundo y China se adelantó a Estados Unidos cuando se encontró un segundo yacimiento que acaparan el 98% de la producción global, cuando en 2011 compró el 15% de las acciones de la empresa que lleva la explotación de la mina principal, y en 2016 China se hizo con el 100% del otro yacimiento del país suramericano. ¿Cómo replicó Estados Unidos? La conexión entre Bolsonaro y Trump es evidente, pero sin embargo, Bolsonaro debe navegar entre dos agua con respecto a China y sus intereses.

El juego sigue en el cono sur de América, vamos a citar como ejemplo Argentina, donde se ha empezado a sustituir a Brasil por China como principal socio comercial de Argentina. Así, en abril China importó alrededor de 705.000 toneladas de carne, y con ello equilibraba las acciones de Australia en contra de sus intereses geopolíticos, por no hablar del consumo de soja argentina y otros productos derivados que sustituyen a las compras chinas de soja estadounidense y que está afectando a los productores norteamericanos, concentrados en el sur, que ahora ven pérdidas, a sumar a los precios que hacen ir al desastre a los productores de esquisto o shale también concentrados en los Estados del sur… y todo ello entre dos colectivos que podrían no apoyar esta vez en su reelección al presidente Donald Trump. Pero si bien la disputa geopolítica por los minerales estratégicos de Groenlandia se vive entre Estados Unidos y China, y bien podemos afirmar que esa zona sería de influencia norteamericana, y la lógica indica que más allá de infraestructuras China no debería alcanzar la hegemonía de esos minerales en Groenlandia, no se puede decir lo mismo en el caso de Argentina. Argentina es una de las puertas de entrada a la Antártida, y al respecto, China y Argentina han firmado un acuerdo de cooperación militar bilateral además de preparar la instalación de un centro operativo en la puerta de entrada a la Antártida, Ushuaia, en la provincia de Tierra del Fuego. Esto permitirá la exploración y explotación de recursos naturales de la Antártida y de sus aguas por debajo de los 60 grados latitud sur. A ello hay que sumar que la Antártida es una de las mayores reservas de agua dulce además de los glaciares andinos y la cuenca del río de la Plata , que tiene una superficie de unos 3.100.000 kilómetros cuadrados y agrupa a los principales centros urbanos e industriales de Argentina, además de los ríos Paraguay, Paraná y Uruguay. Pero es que también hay presencia ya confirmada en la Península Antártica de cobalto, cobre, cromo, hierro, molibdeno, níquel, plata, plomo y zinc. Desde esta participación argentino-china se pueden buscar yacimientos polimetálicos y de hidrocarburos.

Sobre las primeras consecuencias geopolíticas de la pandemia de Covid-19, escribí este dossier que se divide en dos partes, la primera médica y con la evolución de la enfermedad en China hasta finales de febrero de 2020, la otra geopolítica. Considero que es de interés para formarse una idea más clara al respecto, y que puede leer aquí.

En cuanto a la voluntad de pelear un conflicto global entre grandes poderes, hice un breve comentario en diciembre pasado, por si fuera de su interés el leerlo: https://quixoteglobe.com/es/un-conflicto-global-voluntad-de-pelear-una-guerra-entre-grandes-poderes/

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: