El Mediterráneo oriental, Turquía, Grecia… y el cambio geopolítico del hallazgo del gas en el Mar Negro: proyección

Ya en el verano de 2019 Turquía inició trabajos de prospección en busca de hidrocarburos en la zona ‎marítima exclusiva de Chipre. La República de Chipre ha denunciado la intrusión turca y obtenido el ‎apoyo político de la Unión Europea, de la cual Chipre es miembro pleno. ‎

Turquía no reconoce la República de Chipre desde que la isla alcanzó la independencia de Reino Unido –en 1960– y se planteó –en 1963– un proyecto de unión (Ένωσις «enosis», una reedición de la Gran Idea o Μεγάλη Ιδέα) con Grecia apoyado por el 80% de los grecochipriotas, y ‎rechazado por la población minoritaria (20%) de origen turco (turcochipriotas) y partidarios de la «taksim» (partición). En 1974, Turquía invadió el noreste de la ‎isla durante la Operación Atila y proclamó allí un «Estado Federal Turco de Chipre» que ‎se convertiría después en la actual República Turca del Norte de Chipre, un Estado de facto ‎reconocido únicamente por Turquía. ‎

Turquía alega defender los derechos de los turcochipriotas como propietarios, a partes iguales con la comunidad grecochipriota, del petróleo existente en la zona marítima ‎exclusiva de la isla.

Por su parte, la República de Chipre denuncia la ocupación militar turca del ‎noreste de la isla y la intrusión de Turquía en su zona marítima exclusiva. Desde que la República de Chipre se convirtió en miembro de la Unión Europea –en 2004– esta última ‎le ha expresado su apoyo pero sin hacer nunca el menor esfuerzo concreto por defenderla ante ‎Turquía. ‎

A ello se sumó el despliegue de Turquía en Libia a principios de este 2020 para apoyar a Fayez al Sarraj, que está al frente del GNA. Esto sirvió para sacarse de la manga una unión de dos zonas marítimas exclusivas, la libia, negociada con el GNA a cambio de la intervención de Turquía, y la turca, dejando a Chipre, Grecia y Egipto en una situación que les perjudicaba, y cuyo acuerdo no se sustentaba en el derecho internacional, tal y como se puede apreciar en las siguientes dos imágenes, que supone alargar en más de 500 millas marítimas la zona reclamada por Turquía esperando que la UE no reaccionaría, tal y como ha pasado con Chipre, Grecia, Siria, Irak, Libia… y con la baza de jugar con los refugiados:

Se ha sumado el hecho de que este verano, el pasado 7 de agosto, Grecia y Egipto sí que han delimitado sus respectivas zonas económicas exclusivas, y de acuerdo con la legislación internacional esta vez, pero perjudicando el acuerdo entre Turquía y Libia del GNA.

Delimitación de las respectivas zonas económicas exclusivas de Grecia y Egipto de acuerdo con la legislación internacional

A partir de este momento se suceden los acontecimientos. Turquía denuncia el mismo día 7 de agosto, a pesar de que el acuerdo alcanzado por Grecia y Egipto está plenamente de acuerdo con la legislación internacional.

Al respecto, Turquía ya preveía esta situación y deseaba reafirmarse en su posición en la zona, para lo cual el mes pasado Turquía emitió un aviso conocido como Navtex para estudios sísmicos en aguas entre Chipre y Creta.

A este anuncio el presidente francés, Emmanuel Macron, pidió que Turquía fuera «sancionada» y acusó a Ankara de pisotear los derechos de Grecia y Chipre, mientras las tres naciones luchan por explotar las reservas de gas recientemente descubiertas.

Las relaciones entre la Unión Europea y Ankara se han ido deteriorando en los últimos años tras ciertos avances entre ambas partes por múltiples cuestiones, a pesar de que Turquía sigue siendo formalmente un candidato a ser un Estado miembro.

Fue en este contexto que se produjo la cuestión de Ayasofya, de la que ha hablado en este artículo.

La postura de Washington quedó fijada ese mismo día: «Estados Unidos alienta a todos los estados a resolver sus fronteras marítimas pacíficamente de acuerdo con el derecho internacional», dijo un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos tras la firma de un acuerdo de fronteras marítimas entre Grecia y Egipto el jueves, con lo que, dado que el único acuerdo posible de acuerdo con la legislación internacional es el de Grecia y Egipto. Tal situación ha provocado el enfado de Turquía, que insistía por vía del presidente Erdoğan al presidente Donald Trump para que Estados Unidos apoyase a Turquía en Libia.

Enseguida el buque sísmico Oruç Reis fue escoltado por fragatas y corbetas turcas en su labor de exploración, como se puede apreciar en la siguiente foto:

Las fuerzas aéreas y navales griegas se pusieron en alerta máxima el día 9 de agosto.

La tensión Grecia-Turquía iba en aumento en las horas siguientes, en Kastellorizo un helicóptero griego fue intimidado por tres helicópteros turcos, mientras que en Rodas la guardia costera griega presuntamente abrió fuego contra una pequeña embarcación de traficantes de personas que operan bajo el amparo turco y que quería entrar en aguas territoriales griegas, habría un nacional turco herido, de identidad confusa. Turquía retoma las acciones de los primeros días de 2020 respecto a los refugiados utilizándolos como instrumento de presión.

No obstante, los intentos de la Fuerzas Armadas griegas de expulsar a la flota turca de la zona económica exclusiva griega han fracasado, la fuerza aérea turca también apareció después de que Atenas enviara helicópteros a la zona de operaciones del barco turco Oruç Reis.

El ultimátum lanzado por las Fuerzas Armadas griegas expiró el día 10 de agosto a las 23:00 LT. A continuación, Grecia pidió una reunión urgente de ministros de la UE para discutir una acción conjunta. No obstante, Turquía, que no parece prestar atención a lo que podría suceder en la UE, ha advertido en cambio a Estados Unidos: «estar del lado de Grecia dañará las relaciones con nosotros».

El sitio «in-Cyprus«, vinculado al diario Phileleftheros, afirma que dos Rafale franceses participaron en un ejercicio que movilizó, durante un día, al ejército chipriota y cuatro helicópteros de la fuerza aérea israelí. “Los aviones franceses deben permanecer un tiempo en la base militar de Andreas Papandreou en Paphos porque realizarán patrullas en la región del Mediterráneo Oriental”, especifica, apoyándose en “fuentes bien informadas.»

A continuación, se ha convocado un Consejo de Exteriores de la UE extraordinario para el viernes por la tarde. Los debates se centrarían en la situación en el Mediterráneo oriental (Grecia / Turquía), el Líbano y la evolución de la votación en Bielorrusia y las posibles sanciones. El mismo día 12 de agosto el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, anunciaba la intención de su país de responder a cualquier provocación en el Mediterráneo oriental. Y demostraba que hasta aquel momento se habían limitado a responder los desafíos que a iniciativa de Turquía se han ido planteando. Así, el Primer Ministro explicó que en respuesta al despliegue de Turquía de su flota en la región, Grecia también desplegó su flota, y puso a las fuerzas armadas «en alerta».

Mitsotakis agregó que espera que prevalezca la cabeza fría en el Mediterráneo oriental, «para que podamos iniciar un diálogo honesto».

El 14 de agosto un barco turco embistió a un barco griego que se acercó a la flota turca para comprobar si en realidad era una investigación o había algo más. Se trata por supuesto del barco sísmico Oruç Reis, que regresaba a Kastelrosso desde Chipre aquella mañana.

Hablando del enfrentamiento estaba Erdoğan, según el cual los griegos recibirían «una primera lección por sus aventuras» y pagarían «un alto precio» si atacan de nuevo al Oruç Reis. Lo típico del estilo chovinista turco: nos a van dar una lección a todos y a cada uno.

Al respecto se ha dado la siguiente cadena:

1) Una llamada telefónica no programada de Erdoğan-Merkel
2) Merkel luego telefoneó al primer ministro griego
3) Se está celebrando una reunión de emergencia entre el gobierno griego y los altos mandos de la Fuerzas Armadas que no estaba prevista en la agenda.

Grecia ha reaccionado con fuerza después de esta cuestión, poniendo a su ejército en alerta máxima y enviando su armada y aviones a la zona. Francia se sumó al instante movilizando una fragata de la clase La Fayette, que ya estaba en la región, y el portahelicópteros Tonnerre, el segundo buque de guerra francés más grande, entonces en su camino hacia el Líbano donde debía transportar ayuda. Ambos han desarrollado un ejercicio de complejidad y coordinación de demostración.

Fragata de la clase La Fayette

Portahelicópteros LHD Tonnerre

La tensión está al rojo vivo, y en este contexto también se circunscriben las conversaciones de Donald Trump que han forjado el acuerdo Israel y Emiratos Árabes Unidos.

Las tensiones siguen en aumento entre Francia y Turquía en el Mediterráneo oriental. Para apoyar a Grecia, París reforzó su presencia militar en la región, el jueves 12 de agosto, contra Turquía, a la que Atenas acusa de realizar investigaciones energéticas ilegales en sus aguas.

Francia ha desplegado «temporalmente» dos aviones de combate Rafale en Creta, llegados de Chipre (donde estaban desde el lunes y participaron junto al ejército chipriota y la fuerza aérea israelí en ejercicios conjuntos combinados que iban dirigidos hacia Turquía), a los que sumó dos buques de guerra en el Mediterráneo oriental, para marcar su deseo de garantizar el respeto del derecho internacional.

Emmanuel Macron deploró el miércoles «las tensiones provocadas por las decisiones unilaterales de Turquía sobre exploración petrolera». También pidió «mayores consultas» entre Ankara y Atenas bajo la mediación alemana.

Las tensiones se acentuaron aún más el jueves 13 de agosto. Recep Tayyip Erdoğan advirtió por la noche que un ataque a un barco de exploración turco tendría un «precio alto», lo que sugiere que ya se había producido un incidente. Cuando se le preguntó, el Ministerio de Defensa griego negó cualquier incidente.

París también condenó un ataque aéreo turco en Irak, mientras que el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan acusó a su contraparte, Emmanuel Macron, de objetivos «coloniales» en el Líbano. «Lo que quieren Macron y compañía es restaurar el orden colonial» en el Líbano, dijo, acusando al presidente francés de «montar un espectáculo frente a las cámaras». Lo que pretende Turquía es ocupar el sitio de Irán en el Líbano y aumentar su influencia para controlar el país y su acceso a hidrocarburos en la zona económica exclusiva libanesa. Con ello marca perfil ante Turquía en la región.

Emmanuel Macron ha denunciado constantemente las ambiciones regionales de Turquía, acusándola de «violar» la soberanía de Grecia y Chipre y de tener «responsabilidad penal» en el conflicto libio.

El Pentágono dijo por su parte «obviamente preocupado por los incidentes ocurridos en el Mediterráneo oriental». Francia y Turquía son «aliados extremadamente importantes (dentro) de la OTAN y nos gustaría que las tensiones disminuyan» y París y Ankara «continúen cooperando», dijo el jueves un portavoz del ministerio estadounidense de Defensa, Jonathan Hoffman.

Se impone recordar también el acuerdo propiciado entre Israel y Emiratos Árabes Unidos propiciado por Donald Trump y del que os hablaba anoche en una entrada del blog de Contubernium.

A la fragata turca «Kemal Reis» la han embestido, tal y como se ve en una publicación de hace ahora tres días… y la candidata es la fragata griega «Lemnos». En la foto podéis apreciar los resultados por justo estribor.

Foto de la fragta Kemal Reis dañada en estribor, de Proto Thema

Foto de la fragta Lemnos, pertenece a la Πολεμικό Ναυτικό, la Armada Griega

Turquía ha encontrado una gran cantidad de gas recientemente, circunstancia que puede ayudarla a reducir su dependencia de las importaciones de energía, siempre y cuando los materiales descubiertos pueden extraerse comercialmente.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, dijo a los ejecutivos del sector energético el miércoles que anunciará «buenas noticias» el viernes, lo que marcará el comienzo de una «nueva era» para Turquía. No dio detalles, pero dos fuentes dijeron a Reuters que estaba hablando de un descubrimiento de gas en el Mar Negro, y una de ellas explicó que el tamaño de las reservas podría satisfacer las necesidades energéticas de Turquía durante veinte años.

El buque de exploración turco Fatih ha estado operando desde finales de julio en el área de exploración «Tuna-1», que se encuentra a unas 100 millas náuticas al norte de la costa turca en el Mar Negro occidental.

Ha habido un descubrimiento de gas natural en el pozo (Tuna 1), una reserva de 800 mil millones de metros cúbicos, y satisface las necesidades de Turquía durante unos 20 años. Pero el inicio de la producción podría demorarse aproximadamente de siete a diez años, y los costos de inversión se situarían entre dos y tres mil millones de dólares. Como se puede comprobar, la bolsa al final es bastante menor a lo anunciado, aún así es muy generosa.

Los funcionarios, incluido el ministro de Energía, Fatih Donmaz, no dieron detalles del anuncio esperado el viernes, diciendo que Erdoğan revelaría la «sorpresa» él mismo.

El viernes 21 de agosto, día de oración… y de anuncios para Erdoğan.

La iglesia de El Santo Salvador en Chora era una iglesia bizantina medieval decorada con frescos del Juicio Final del siglo XIV que permanecen como patrimonio artístico e histórico en el mundo cristiano.

Se convirtió en la mezquita de Kariye medio siglo después de la conquista de Constantinopla en 1453 por los turcos otomanos.

Pasó a ser el Museo Kariye después de la Segunda Guerra Mundial cuando Turquía siguió adelante con la creación de una nueva república más secular a partir de las cenizas del Imperio Otomano. Un grupo de historiadores del arte estadounidenses ayudó a restaurar los mosaicos de la iglesia original y los abrió para su exhibición pública en 1958.

Pero Erdoğan en los últimos años ha puesto un mayor énfasis en las batallas que resultaron en la derrota de Bizancio por los otomanos.

El máximo tribunal administrativo de Turquía aprobó la conversión del museo en mezquita para noviembre.

Un reportero de la AFP que visitó el sitio poco después de la publicación del decreto de Erdoğan dijo que el museo permanecía abierto a los visitantes, a diferencia de Hagia Sophia, que se cerró para la conversión de inmediato.

Acompaño vídeo de Erdoğan con su fijación con Roma y los griegos, manifestada en series de televisión, de las que ya os he hablado y que incorporo en comentarios el artículo, dirigidas contra los árabes (Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos), los griegos/romanos (nosotros) y, tímidamente, alguna alusión a los chinos hay.

Emiratos Árabes Unidos se une a Grecia, Francia y Chipre, y despliega cuatro F-16 en Souda Air Base, en la estratégica isla de Creta.

En los próximos días, estos aviones y sus tripulaciones realizarán entrenamientos conjuntos con las Fuerzas Armadas Griegas sobre el Mediterráneo Oriental.

Las tripulaciones del F-16 estarán acompañadas por personal de apoyo: ingenieros y personal de tierra.

El jueves 20 de agosto, el Jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional Helénica (GEETHA), Konstantinos Floros, mantuvo conversaciones en las que valoraron los acontecimientos de la región con el teniente general de los Emiratos Árabes Unidos, Hamad Mohammed Thani Al Rumaithi. La alianza se estrecha, también con Israel.

F-16 y detalle del mismo, fotografía de la Fuerza Aérea de Emiratos Árabes Unidos. El F-16E/F Desert Falcon, la versión del F-16 más avanzada hasta el momento, se fabrica exclusivamente para la Fuerza Aérea de los Emiratos Árabes Unidos.

El jueves 20 de agosto también se fijaba para septiembre una cumbre especial en el seno de la Unión Europea para abordar la cuestión de Turquía.

Una fragata griega de la clase Elli mantiene la monitorización constante a distancia prudencial (4 kilómetros) con posicionamiento preciso de las naves turcas, tal y como puede verse en la siguiente foto.

Por otro lado, Francia ha fondeado la fragata de sigilo de la clase La Fayette en aguas chipriotas y ha añadido tres Rafale adicionales, y que se suman a lo ya desplegado por Francia en el Mediterráneo oriental, y a los 4 F-16E/F Desert Falcon de Emiratos Árabes Unidos durante las últimas horas.

Imagen de un Rafale

En las últimas horas Estados Unidos ha desplegado el USS Hershel «Woody» Williams, botadura de la General Dynamics. Esta es la primera vez que el USS Hershel despliega, ya que fue asignado el pasado 7 de marzo de 2020.

Se trata de un buque del tipo: «Base Marítima Expedicionaria» o «Seabasing». Puede ser usado tanto por el United States African como por el United States European Commands. Cuenta con 239 metros de eslora y una tripulación de 250 hombres, de los que 19 son oficiales y 231 marineros.

USS Hershel, buque del tipo: «Base Marítima Expedicionaria» o (Seabasing)

El Departamento de Defensa de Estados Unidos lleva un tiempo desarrollando este concepto que permite actuar en alta mar o proyectar ese poder a la línea de la costa; así, que puede actuar desde el mar sin necesidad de una base terrestre al poder actuar como nave nodriza y/o como plataforma flotante para dar apoyo a otros buques, aeronaves o bien a cuerpos de operaciones especiales.

Tiene una gran cubierta de vuelo para dos helicópteros pesados como puede ser los MH-53 o MH-60, además de espacio suficiente en la cubierta para otro par más, tiene también hangar y armeros. Cuenta también con un Northrop Grumman MQ-8 Fire Scout.

MH-53

MH-60
El Northrop Grumman MQ-8 Fire Scout es un helicóptero no tripulado autónomo desarrollado por Northrop Grumman para ser usado por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. El Fire Scout está diseñado para proporcionar reconocimiento, conciencia de la situación, apoyo aéreo de fuegos y apoyo de designación precisa de blancos para fuerzas terrestres, aéreas y marítimas

Está dotado con el sistema de radar marino Sea Giraffe AMB Multi Mode Radar (MMR) de Saab, así como también incluye un sistema de gestión y visualización basado en la solución 9LV de Saab, y cuenta con la capacidad de identificar a un amigo o enemigo (IFF, identificación de amigo o enemigo).

El sistema MMR es un radar electrónico 3D controlado por fase con funciones como alta potencia de salida, formas de onda adaptadas y moderno procesamiento de señales, lo que garantiza un alto rendimiento en diferentes tipos de entornos marinos.

«Grecia perderá territorio», dice una fuente calificada de oficial de inteligencia retirado al periódico Yeni Şafak

Los medios de comunicación de Turquía están, todos los dominados por los intereses y la corrupción del neoliberalismo de Erdoğan, fomentando una atmósfera de conflicto militar total contra Grecia en un esfuerzo por levantar la moral del público nacional tras la publicación de la foto de la fragata Kemal Reis con un enorme agujero en su estribor después de que la fragata griega Lemnos la embistiese.

En un extenso artículo publicado en el periódico pro-Erdoğan, Yeni Şafak, con el título: «¿Qué pasará en caso de una posible guerra entre Turquía y Grecia?«, el autor intenta presentar la gran derrota que Grecia sufriría en caso de una posible guerra con Turquía… aunque más bien sería la contrario.

Yeni Şafak presenta la opinión de un jefe retirado del Departamento de Inteligencia del Estado Mayor turco, Ismail Hakkı Pekin, según el cual una posible guerra entre los dos países resultará en la clara derrota de Grecia y una grave pérdida de lo que ha ganado, especialmente en las islas del Egeo.

El analista turco destaca la superioridad militar de Turquía, señalando que la participación de la UE se limitará únicamente al apoyo político a Grecia, en caso de un incidente candente. Según Pekin, los desarrollos en el Mediterráneo oriental están vinculados a los del Medio Oriente en general, mientras que él afirma que debido al número de islas grandes y pequeñas en el mar Egeo, Grecia no podrá defenderlas de una manera factible en un conflicto con Turquía.

En los últimos días, cada vez más medios turcos progubernamentales informan no solo sobre la posibilidad de un incidente candente aislado con Grecia, sino también sobre un conflicto a mayor escala. Los analistas de la oposición dicen que el gobierno de Erdoğan está tratando de preparar psicológicamente a la opinión pública turca para una confrontación acalorada con Grecia, presentando una narrativa de que Turquía es la «víctima» de la agresión de los países occidentales mientras sueñan con un nuevo «Tratado de Sèvres», como ya os expliqué en el artículo sobre Ayasofya/Santa Sofía.

Además, desde el poder se afirma que en Grecia se atacan mezquitas y a musulmanes, particularmente turcos. Mentira. Una mentira enormemente grande. De hecho, Erdoğan sigue la misma estratagema que usó contra unas protestas de espíritu laico, progresista e izquierdista, pero también transversal, donde se exponía la presión a jueces para lograr impulsar la construcción de una megamezquita, además de la destrucción de uno de los escasos parques de Estambul, en contra de la ley. Las protestas señalaron el abuso de poder, la corrupción, la alianza neoliberal del erdoğanismo entre constructores, poder político y medios de comunicación controlados por empresarios que se lucran a manos llenas con el erdoğanismo. Hablo del asunto de Kabtaş. Según Erdoğan, esas personas que se oponían a sus políticas, y que algunas perdieron un ojo y alguna persona la vida por la brutalidad policial, habían hecho lo siguiente: «Arrastran a nuestras chicas [con el velo] por el suelo; le ha pasado a alguien cercano a mí, la arrastraron y la agredieron», clamaba Erdoğan en el Parlamento. La prensa progubernamental encuentra enseguida a la víctima y publica su relato: se trata de una joven madre con el velo y con un bebé de seis meses que una noche salía de la parada de tranvía de Kabataş y se vio frente a unos setenta o cien energúmenos semidesnudos. Se abalanzaron sobre ella, la golpearon, le mearon encima, todo por ser religiosa, al grito de «¡Busca a tu Tayyip ahora!». El «asunto de Kabataş» o Kabataş Olayı, o bien Kabataş Yalanı, que quiere decir la mentira de Kabataş. Un ejemplo perfecto de manipulación. Jamás tuvo lugar, ni siquiera algo parecido a eso. Incluso en la Wikipedia turca hay una entrada con este incidente donde se recopilan todas las fuentes y la propia confesión de uno de los pergeñadores de esta mentira.

No obstante, lo que el bulo quiso provocar quedó ahí: marcar a los oponentes de Recep Tayyip Erdoğan como unos salvajes. El mandatario lo resumió de forma precisa: «Son izquierdistas, son ateos, son terroristas». Igualmente, ahora pretenden que la población turca, muy mal informada, muy crédula, muy adoctrinada, crea a pies juntos que los griegos, los romanos, que somos el resto, junto a los armenios o los georgianos somos unos elementos salvajes que atacamos mezquitas y a los creyentes. Incluso no tardarán en sumarse a la lista de conspiradores contra Turquía los rusos, y más en cuanto puedan reducir drásticamente su dependencia energética respecto a Rusia, y bombear gas a Ucrania, eso esperan, con la bendición de Estados Unidos, gracias a los recursos hallados en el Mar Negro y el control de lo que puedan lograr en Siria e Irak, Grecia y Chipre… y a ver si le echan el guante a Líbano, y logran algo del proceso de paz y de convocatoria de elecciones en Libia.

Por no hablar del uso de refugiados que está haciendo contra Grecia, y la UE de manera subsidiaria y como amenaza permanente.

Estoy hablando de la geopolítica de la República de Turquía, controlada desde la Presidencia transformada en resorte de gran poder, y de su proyección religiosa mediante las acciones contra Santa Sofía y contra la Iglesia de San Salvador de Cora. No hablo del país, ni del pueblo turco, más que para señalar su idiosincrasia y su manipulación. Hablo del señor Erdoğan.

Un comentario en «El Mediterráneo oriental, Turquía, Grecia… y el cambio geopolítico del hallazgo del gas en el Mar Negro: proyección»

Los comentarios están cerrados.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: