Actualización siria

Las fuerzas gubernamentales sirias entraron en la ciudad de Tafas en la zona occidental de Daraa, sur de Siria, el 11 de febrero, donde recorrieron el Hospital Nacional, el edificio del municipio y algunos edificios gubernamentales. Posteriormente tomaron posiciones en varios sitios dentro de Tafas.

El despliegue del régimen en Tafas viene de la mano de un acuerdo patrocinado por Rusia firmado entre el régimen y el llamado Comité Central de Negociación el pasado 8 de febrero. Según tal acuerdo, los excombatientes de la oposición deben limpiar los edificios gubernamentales que habían tomado como su sede y entregar sus armas.  Además, dispuso que a los residentes de Tafas buscados por las fuerzas de seguridad del régimen se les permitiría salir de Tafas hacia el campo oriental de Daraa.

El acuerdo detuvo una ofensiva del régimen en Tafas, ya que las tensiones se habían ido acumulando en las últimas semanas entre la 4ª División del régimen y la 15ª División de Fuerzas Especiales, escoltadas por vehículos de la policía militar rusa, por un lado y por el otro los combatientes de la oposición.

Un día después de que se alcanzó el acuerdo, el 9 de febrero, las fuerzas del régimen comenzaron a registrar granjas en el sur de Tafas, según lo establecido en el acuerdo.

El Comité Central de Negociación en Daraa fue establecido por la Sala Central de Operaciones Militares (COMP) en el sur el 3 de julio de 2018. Está formado por excombatientes del Ejército Sirio Libre y ancianos tribales locales. El comité tiene la tarea de continuar el diálogo y la negociación con Rusia, en su calidad de garante del acuerdo de solución de 2018 alcanzado en el sur de Siria entre la oposición siria y el régimen. El comité opera principalmente en Daraa al-Balad, Tafas y alrededores, y en la región de la cuenca de Yarmouk.

Se prevee que el departamento del distrito de Tafas y la comisaría de policía se reactivarán de acuerdo con el reciente acuerdo entre el Comité Central de Negociación y el régimen sirio. Este acuerdo tiene como objetivo aliviar la tensión en la zona y tratar de postergar una posible ofensiva militar. Todas las fuerzas militares del régimen que han entrado en Tafas serán, de acuerdo con los pactos alcanzados, retiradas tras la reactivación del funcionamiento de las instituciones gubernamentales.

Fue el pasado 6 de febrero, cuando la 4.ª División del régimen llevó refuerzos a sus posiciones alrededor de Tafas. La acumulación militar coincidió con la amenaza del régimen de asaltar Tafas, que ha sido testigo de tensiones constantes durante las últimas tres semanas.

La 4.a División había hecho una lista de seis rebeldes buscados y exigió que se los entregara o que los deportara al norte de Siria.

Las fuerzas del régimen sirio han controlado las provincias de Daraa y Quneitra desde julio de 2018 e impusieron un acuerdo alcanzado bajo los auspicios de las fuerzas rusas.  Según el acuerdo conciliatorio de 2018, las facciones de la oposición entregaron armas pesadas y medianas a cambio de la liberación de los detenidos, la regularización de la situación de los desertores y el regreso de los empleados despedidos a sus departamentos.

El régimen y sus milicias iraníes aliadas están tratando de llegar a las ciudades que aún están fuera del control total de la régimen, más notablemente Tafas, e incrementan sus esfuerzos de cara a garantizar y legitimzar los resultados de las elecciones presidenciales de 2021. Con todo ello, buscan alcanzar las fronteras con Jordania y el Golán de control sirio, y evitar cualquier movimiento contra las próximas elecciones presidenciales.

Este acuerdo reciente le permite al régimen sirio lograr sólo una parte de sus objetivos.  Así que al régimen sólo le queda intensificar mucho más sus acciones en el futuro próximo para lograr más avances, tomar el control completo del resto de las ciudades en la zona occidental de Daraa e implementar un despliegue militar más amplio, cosa que está siendo aprovechada por el Estado Islámico, sí habéis leído muy bien, el Estado Islámico, para tantear y lanzar una ofensiva en la gobernación de Deir ez-Zor, que se ha cobrado casi una veintena de bajas de milicias progubernamentales y que anuncia mayores golpes. A su vez, los kurdos sirios han vuelto a erigir y crear los medios de separación entre ellos y el gobierno de Damasco.

En mi opinión, este reciente acuerdo de Tafas entre el régimen y el Comité Central de Negociación es también, dentro del juego de esferas de Siria, un acuerdo de intercambio de influencias entre Rusia e Irán en el sur de Siria.

Más allá de Tafas, el régimen busca arrebatar el control de todas las áreas de la zona oriental de Daraa, incluidas las ciudades de al-Muzayrib, Jillen, Sahem al-Golan y la cuenca de Yarmouk, que aún están fuera de su control, con la ayuda de sus aliados, Rusia e Irán, y de cómo buscan equilibrarse entre ellos, dado que los turcos los contienen en el norte.

Es obvio que el objetivo estratégico de Irán se expande al sur de Siria, porque las provincias de Daraa y Quneitra limitan con Israel, e Irán considera las dos provincias geográficamente importantes y busca utilizarlas como base militar en cualquier enfrentamiento, que cada vez se percibe de una manera más clara, se avecina con Israel.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: