Europa y Estados Unidos

La promesa del nuevo presidente de restaurar la alianza transatlántica es bienvenida por los europeos, ya que los alemanes piensan en términos de mercado, igual que los norteamericanos… pero el mercado que quieren los norteamericanos es el de sus datos y tecnologías para que Europa sea su vasallo, incluida Alemania. Así que el que los alemanes vendan aluminio y acero sin tantos aranceles a cambio de dominarlos con los datos y su tecnología, le parece a Biden y a Estados Unidos un negocio genial.

Pero hay más, la actividad de Estados Unidos en la zona Trimarium se intensifica, con la idea de cortar el suministro de gas del Nord Stream 2, y también del Turkish Stream, además de controlar el «Workshop» de Alemania.

Si ahora casi el 75% del gas natural que exporta Rusia va a la UE, ante todo Alemania, entonces el Nord Stream 2 primero, y subsidiariamente el Turkish Stream, potenciarán el crecimiento industrial de una manera impresionante en Europa, incluida Alemania y su zona en Europa Central, progresando hacia la Europa del Este, ya que el gas natural es la pista de lanzamiento de la Revolución Industrial 4.0.

Es decir, por si los alemanes no lo entienden, a cambio de «quitar» aranceles de aluminio y acero (si es que los quita de verdad, y no sólo un poquito de tiempo, y luego volvemos a las andadas), esclaviza a Europa entera, incluida Alemania en cuanto a tecnología y datos, además de detener o entorpecer la industrialización en Europa entera, incluida Alemania y Europa Central. Por si fuera poco, quiere desconectar el abundante gas natural, vital, para Europa por uno más caro y mucho menos abundante que vendría de Estados Unidos licuado.

Menciona el The New York Times que los europeos quieren una relación más equilibrada, con más diálogo y menos dictados. Pero la vuelta de la administración Clinton significa la vuelta del «diktat», que ya empezó más fuerte con Obama, ha ido en aumento con Trump y realmente irá a muchísimo más con Biden, porque Estados Unidos está en una fase en que para sobrevivir necesita un Imperio en las dos orillas del Atlántico. ¿Se entiende? Un sólo Imperio en ambas orillas del Atlántico. Y con Trump era lo mismo que con Biden, pero de otra manera. ¿Qué quiere Europa? ¿Qué quiere Alemania?

Estados Unidos, además de lo dicho quiere que China y Europa no cooperen y apartar el gas natural ruso de Europa mediante sistemas de armas que nos metan, junto a otras medidas, en un sólo Imperio, el norteamericano, a ambos lados del Atlántico.

De la misma manera, la competición y las tensiones entre Grecia y Turquía son una oportunidad para Estados Unidos para vender armas y retrasar la conexión de gas natural a través del Mediterráneo Oriental. Al igual que la situación de Libia persigue lo mismo por el Central, y seguramente las tensiones que ciertos medios a ambos lados del Estrecho de Gibraltar pretenden establecer entre el Magreb y España van en la línea de vender armas a ambos «contendientes», a la par que evitar su cooperación, y desde luego, entorpecer la vertebración a través del gas y del hidrógeno, elemento este común con el Mediterráneo Central y Oriental. Es decir, sacarnos la sangre «de la energía» que necesitamos, esto es gas natural e hidrógeno, taponar las venas, encarecer «el alimento» y que sea más escaso, menos gas natural y más caro, para detener a Alemania y a Europa.

La solución para los europeos es Europa, y también el Mediterráneo Oriental, el Mediterráneo Central y el Magreb.

De todo ello iré hablando en Ediciones Páralo

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: